Quién es Ala para los musulmanes

Es difícil hablar de una deidad, sobre todo en los grandes monoteísmos que mueven el orbe religioso. Las palabras señalan un más allá que no se puede seguir, ya que hay una ruptura, un salto ontológico que hacer muchas veces. Sin embargo, trataremos de dar una versión escueta y detallada de quién es Ala para los musulmanes, religión que por sus vertientes violentas ha estado tan en boga en los últimos tiempos. Eso genera para casi todos la necesidad de un acercamiento hacia tamaña creencia que mueve millones de fieles. Como siempre, te traemos la mejor información ¡No te pierdas la nota!

http://start.at/nevit Nevit Dilmen

Quién es Ala para los musulmanes

A muchos les sorprenderá por qué lo más cerca a la materialidad de Alá, Dios supremo del islam, son unas simples letras, ininteligibles para la mayoría de las personas no familiarizadas con el árabe. En ese rasgo reside una enorme diferencia con muchas religiones, entre ellas, el catolicismo. Bueno: la cuestión estriba en que su distancia es tan absoluta para nosotros que es inconcebible, inimaginable. Pensarlo al igual que cierto imaginario circundante como un gran abuelo, barbado, con aires de sabio, es no sólo una irreverencia, sino un nauseabundo antropomorfismo. Al igual que el judaísmo Dios no es a imagen y semejanza del hombre, cuestión que le daba una superioridad a éste por sobre el resto de los animales. Sí, al humano siempre le gusto vislumbrar lo olímpico en detrimento de lo terreno. Entonces, Alá es el Uno, lo Absoluto, Eterno, sin comienzo ni final, sabiduría plena, potencia absoluta, creador de todo pero, y esto es importante, cuya creación no le añade nada a él. Es inmanente y trascendente a todo. Esto es parte de una metafísica sensacional sobre unas de las religiones más poderosas de la tierra.

Al hombre sólo le queda el sagrado Corán, como su palabra, encarnada en cada acto de lectura, con una responsabilidad inconmensurable: el poder de ella amerita una recta decodificación; no se puede jugar ni dejar absolutamente libre la errancia hermenéutica. Hasta podríamos decir, sin temor a fallar, que hay una rigurosidad mayor que con las sagradas escrituras del resto de los credos monoteístas principales.

ala-2

Es digno de alabar semejante deidad. No por compartir sus ideas, sino porque implica un nivel de abstracción al que no están acostumbrados feligreses de otra naturaleza. Aquí no se enaltece al hombre, sino que se lo deja bien diminuto, escueto, frente al Ser Supremo. No hay trinidad, ni mucho menos un Jesús,, que el islam sólo lo reconoce como profeta, actualizador de mensajes; pero no como divinidad.

Por otro lado, que sea Uno es que todo sea Él, desde siempre y para siempre. Pero no pensemos en un panteísmo, ya que es todo, pero lo supera. Recordemos que su creación no le añade a algo que sempiternamente es perfección. De hecho, la idea de temporalidad no tiene mucho sentido. Aquí no interviene nada más, por eso, está prohibido cualquier clase de idolatría. Seguramente un católico responderá que cree en un Dios; sin embargo, suele rezarle a santos y vírgenes, un tanto producto del sincretismo que el cristianismo desarrolló por todo el mundo bajo su vocación expansionista. Bueno: esto es impensable para el Islam. Alá es único y no hay suerte de deidades menores, todo bajo una especie de jerarquía intempestiva.

Por otro lado, es importante decir que Alá parte de una religión abrahámica, es decir, Abraham fue el primer profeta de los tres grandes monoteísmos. La diferencia es que el islam reconoce a Mahoma como el último gran profeta, mortal, de hecho. Jesús, Moisés, Noé, entre otros, son simples recipientes encarnados de la palabra mayor, sólo eso. De ese modo comprendemos a esta divinidad en todo su esplendor: no solo tiene los sesgos de la perfección absoluta vistos en otros credos, sino un distanciamiento tan grande que es inconcebible, inimaginable e imposible de representar.

 

 

 

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *