Quién es Ana Frank, biografía, historia y vida

¡Buenos días! Como siempre te traemos el mejor material en información de esos personajes históricos y mitológicos que son parte de la sociedad, que la gente tiene alguna noción de ellos; pero que quizás nunca se ha profundizado. En esta ocasión, una historia triste, llena de ternura adolescente y dolor cruento, en exceso, como la de Ana Frank. Te contaremos todo acerca della, quién fue, su breve historia y paso por este mundo. Ideal para conocer un poco más de todo ¡No te pierdas la nota!

anna 1

La palabras intentan designar las cosas, es como una saeta robusta que se introduce en la realidad, a tal punto que termina construyéndola, ya que sólo ellas nos quedan en el sentido lato. Sin embargo, si nos circunscribimos a lo meramente lingüístico, tiene un límite; hay un más allá de ella insuperable, perpetuo, imposible de asir: el dolor y la infamia nos demuestra eso. Y esos vocablos no son azarosos si mencionamos la vida de Annelies Marie Frank Hollander, conocida en castellano como Ana Frank. Un rostro sonriente, la esperanza de la juventud en sus ojos segada para siempre por la barbarie de la humanidad.

La realidad de una niña judía y alemana que sólo vivió 15 años porque la guerra se la llevó, quedando en la posteridad como escritora, aunque más bien fue una evidenciadora del infortunio y el dolor. Nació en Hesse Alemania en 1929, en una familia más o menos acomodada y con un padre, Otto, que había intervenido como teniente en las fuerzas de su país cuando acaeció la Gran Guerra. Una hermana un tanto mayor, Margot, y su madre, la inefable Edith Hollander.

Lo interesante y trágico de Ana es cómo a partir de su diario ( en realidad un cuaderno de autógrafos rudimentario) va a ir plasmando en su prosa los abusos de los nazis, poco a poco, sigilosamente hasta la estocada final. Cuando vislumbramos un largometraje como El Pianista (2002) nos da análogas sensaciones. En este caso no en Polonia, sino en Holanda, ambas naciones totalmente sometidas con facilidad a los designios de Hitler. En esa circunstancia su bella letra, un tanto confusa por su juventud, perfectible en todo caso, logra tomar relieve en los años de su cautiverio forzado que van del 9 de julio de 1942 al 4 de agosto de 1944. La familia Frank junto a un dentista de apellido Pfeffer y los Van Pels pasarán un buen tiempo en su escondrijo. Ahí arreciarán los temores diarios, las peleas, su maduración, amoríos intempestivos, las ilusiones de una niña, en definitiva, que quería seguir viviendo y convertirse en una escritora.

Solemos acostumbrarnos a los finales felices del cine o las series. Uno a veces no sabe si son un simple paliativo bovarista o tienen alguna otra función; pero aquí no es el caso. El único que sobrevivirá será el viejo Otto, que para esos entonces era un hombre joven y tenía mucho que existir aún. El resto fue víctima de los campos de concentración. Nuestra querida Ana, luego de soportar Auschwitz, feneció en Berger Belsen por el implacable Tifus. El plan para no caer en las garras nazis no había sido malo: dejaron sus cosas desparramadas en el hogar de Amsterdam, para que todos pensaran que habían escapado a Suiza. Sin embargo, todo tuvo un final cruento ya que el acto de delatar, en la lucha por tener un nuevo amanecer, era más una regla que una excepción en aquellos días.

Ya lejana quedan estas historias, con todo lo documentado por libros y películas. Sin embargo, Ana, desde su dulzura y candor, sigue demostrando que los peores actos son bien humanos. No por algo Primo Levi, pensador glorioso italiano, dice que desde Auschwitz todo se ha modificado para siempre. Y aún nos lo sigue recordando la prosa viva de aquella adolescente que en marzo de 1945, con sólo 15 años, dejó nuestro mundo.

anna 2

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *