Quién es Aristoteles, biografía, historia, resumen

¡Buenos días! Como siempre, te traemos la mejor información. En esta ocasión, hablaremos de Aristóteles, posiblemente junto a Platón, el filósofo más importante de la historia, un auténtico intelectual que no dejaba ningún sector de conocimientos vedados a su intelecto. Semejante personalidad, con una vida tan prolífica, suele ser reacia a cualquier intento de sistematización, incluso cuando sea rigurosa. Sin embargo, aquí te presentaremos interesantes historias sobre el pensador de Estagira. Mucho de lo dicho te encantará y aprenderás, sin lugar a dudas ¡No te pierdas la nota!

ari 1

¿Qué es lo que queremos para nuestra vida? Seguramente, en la actualidad, la respuesta se reduciría a cierto bienestar económico, que permita viajar, darse unos buenos gustos y para algunos formar una agradable familia. Lo que se deja en claro es que se intenta vivir en el momento, si pensar qué será de la humanidad cuando no estemos. De hecho, para la mayoría de nosotros la muerte no existe o tratamos de soslayarla siempre. En cambio, en otras épocas, la posteridad podía ser un ideal fuerte más allá de la existencia misma. Es decir, ser recordado por el accionar, el ejemplo, el poderío, la sapiencia o cualquier virtud considerada magnánima. Eso es lo que logró Aristóteles, el principal filósofo de la historia y una excepción en tantas cosas.

Nació en Estagira en el 384 a.c, de ahí que le digan el Estagirita. Su vida tuvo mucho de deambular, además de no dejar a su sapiencia un terreno vedado: un intelectual insondable fue. Su ciudad natal era parte de Macedonia, y por esos entonces el jovencito vivía con su padre Nicómano, médico de la realeza del reino nombrado y muy cercano a Amintas III. Luego de la muerte de su progenitor y a la edad de 17 años se dirigirá a Atenas, centro cultural del mundo helénico en aquel entonces. Será alumno de Platón, con quien estrechara una bella amistad, aprenderá la sistematización de la filosofía de las ideas, punto nodal en la crítica posterior de Aristóteles.

Avatares políticos, muy asiduos en esa época, lo llevan a Mitilene, promontorio bello, donde se aboca más que nada a la biología. Ahí trabará relación con Teofrasto, gran discípulo de él, y dará rienda suelta a un nivel de sistematicidad y a ciertas teorías entorno a la ciencia nombrada, como nunca antes. Dos años ahí fueron suficientes, para que su vínculo con la realeza se hiciera notar nuevamente: Filipo, rey de Macedonia, lo solicita para que eduque a su hijo, un tal Alejandro Magno, ambicioso y poco docto para los conocimientos de su excelso maestro. Dos años fueron suficientes, cortándose todo vínculo a partir del comienzo de la carrera militar de aquel.

Del 335 a c al 323 vivirá plácidamente en Atenas nuestro querido filósofo. Fundará el Liceo y se llenará de epígonos, con un tinte menos elitista que la Academia de Platón. Cursadas numerosas, abiertas, eran el rasgo común y mucha caminata, de ahí el nombre de sus seguidores como peripatéticos, es decir, itinerantes. Sin embargo, con la muerte de Alejandro Magno, todo se vuelve difícil, sus seguidores triturarán el imperio y Aristóteles deberá irse a Calcis, lugar en el que muere al año siguiente.

Un poco de sus ideas

ri 2

Aristóteles fue un auténtico erudito: pionero en lógica, metafísica, política, ética, biología, astronomía, retórica, física y podríamos seguir. Su empirismo, su falta de desprecio por lo sensible, ya que de lo particular se iba a lo general dieron sedimento a cierto método científico. Obviamente es un reduccionismo atroz catalogarlo de simplemente realista a este pensador; sin embargo, fue muy crítico con las teorías de las ideas platónicas, que no sólo dividía el mundo sensible del inteligible, sino que les daba un peso ontológico sumamente distinto. Para aristóteles, en cambio, la sustancia estaba compuesta por materia y forma, así que tal división no tenía mucho sentido. Además de pensar que la doctrina de su maestro tenía unas lagunas especulativas que llenaba con mentadas metáforas o anodina mitología.

Las ideas, nombradas aquí a vuelo de pájaro, sobre el principio de contradicción, el primer motor inmóvil, la generación espontánea, sustancia, potencia, acto y tantas otras son de su autoría. De hecho, en cuanto a su lógica y, sobre todo su metafísica, Heigedegger hace no tantos años admitía que pocos pasos adelante se dieron luego de este genio del pensamiento.

 

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *