Quién es Buda y los dioses del budismo

El Budismo es una suerte de religión y sabiduría que suele generar estupor o, por lo menos, intriga. No tiene la estructura de los credos monoteístas que conocemos ni tampoco dioses o seres excesivamente trascentendes. El camino está libre para cualquiera que se someta a ciertas enseñanzas. Pero sí, en algún momento de la historia, según distintos escritos, existió un Buda. Aquí te contamos quién fue, algunos de sus hitos, derroteros y mucho más. Para que no queden dudas acerca de su personaje y ciertos lineamientos centrales de sus pensamientos. Como siempre, te traemos la mejor información ¡No te pierdas la nota!

buda-3

Quién es Buda

Frente a lo desconocido hay distintas variantes actitudinales: menosprecio, soslayando eso por ser diferente; temor, por comprender poco y nada; e intriga, un curioso bichito que nos sirve para aproximarnos, conocer, desasnarnos tal solo un poco. Eso suele ocurrir cuando nos enfrentamos al Budismo y a su gran personaje, Sidarta Gautama. ¿Es un dios? ¿Tienen iglesias? ¿O un simple hombre?

Bueno, al budismo no lo vamos a llamar filosofía. La filosofía es un acto cognitivo que parte de la sencilla ignorancia, del no saber, donde las preguntas son más importantes que las respuestas. Ser filósofo no te coloca en otro plano, por encima de los humanos terrenos, sino simplemente en el llano conciente de las terribles limitaciones nuestras. El budismo, en cambio, es una religión, una sabiduría que tiende a rematar cualquier interrogante, es pretenciosa de totalidad. Ningún cabo debe quedar suelto. Naturalmente, al igual que existen dentro del cristianismo distintas Iglesias, con credos distintos o discordias de todo tipo, hay también diferentes escuelas budistas, que dependerán de maestros de antaño o regiones disímiles. Lo que es claro, sin embargo, es que Buda no fue un Dios. Es decis, el Budismo es no teísta. No hay un espíritu trascendental sobre humano (islam o judaísmo) ni trascendental que sea a imagen y semejanza del hombre (determinados cristianismos).

buda-2

“Entonces, ¿quién es buda o qué es? “, se preguntará, sin lugar a dudas perplejo el lector. En primer lugar, es un estado que va más allá del ascetismo riguroso y el hedonismo desenfrenado. Por lo general, la mayoría de los credos tienen un odio platónico frente a los sentidos. Todo lo que sea carnal es menos, deyecto, engañoso, mera apariencia, llegando a la aversión cristiana que puede considerar al cuerpo como prisión o un maniqueismo que lo entiende como pecado, la parte de maldad que tenemos todos.  A esto no escapó el budismo, sin embargo, le dio una vuelta de rosca: el exceso de asepsia en la vida puede generar dolor. Si el estado de Buda ideal es el Nirvana, una especie de momento absoluto sin necesidad ni consufión o odios, es decir, ningún ímpetu incontrolable, claramente el ascetismo no es la vía. Menos el sensualismo, claro está, sino el justo medio.

En ese sentido, Buda, el único conocido es Gautama, un príncipe que se piensa que nació alrededor del siglo V o IV a.c en lo que hoy sería Nepal o India. De génesis principezca, hizo a un lado toda gloria y fortuna y se dedicó a una vida mendicante, seguido en un principio de algunos que querían una existencia similar. Todo estaba determinado en su vida, esposa, hijo; pero descubrío y quiso sobrepasar el estado de vejez, hambre, dolor y muerte. Lo que suele denominarse los cuatro encuentros, una etapa vital en la vida de Sidarta.

Pero el camino fue duro, casi muriendo en ocasiones por no ingerir prácticamente comida ( se dice que una campesina lo salvó al verlo tan enjuto, casi de aspecto sepulcral) y no encontrando respuesta de forma sencilla. Cuando eso sí ocurrió, se dio cuenta que el único sendero a seguir era la mismidad, meditando mucho tiempo, 49 días, debajo de un árbol. Ahí halló la verdad, con tan sólo 35 años de edad. Buda por eso quiere decir iluminado, alguien que despertó.

De esa forma viviría, impartiendo enseñanzas, meditando sin cesar, hasta los 80 años. Momento que pasaría al paranirvana, es decir, el estado de muerte, en el que su alma abandonaría su cuerpo.  Es decir, Buda, recapitulando, fue un sujeto histórico ( se espera que en algún momento llegará uno nuevo; Sidarta lo dijo) y además representa un estado espiritual. No hay Dioses y el hombre tiene una terrible potencial para llegar a las cimas antes dichas.

buda-1

 

 

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *