Quién es el Espiritu Santo segun la Biblia, y cuáles son los símbolos

Las religiones tienen muchos vericuetos y complejidades que suelen escapar a la mayoría de los feligreses. Éstos se encargan en su fe ciega y en hacerla cada día más poderosa; los teólogos, por su parte, se sumen en las batallas dialécticas más importantes (la historia está llena de cismas y discusiones que terminaron en lodazales de sangre) para eliminar contradicciones, aporías y todo lo que genere cierto nivel de confusión.  Sin lugar a dudas, dentro del cristianismo, una figura particular podría adentrarse dentro de la tesitura descrita: el espíritu santo. Por eso, con el mayor de los respetos, te presentamos en este posteo quién es dicha entidad según la Biblia y cuáles son los símbolos. Como siempre, te traemos la mejor información ¡No te pierdas la nota!

palo-1

Quién es el Espiritu Santo segun la Biblia, y cuáles son los símbolos

Si hay una temática particular que ha generado controversias hasta cruentas es la naturaleza del Espíritu Santo. Hasta hace poco decíamos que Alá era el Dios Uno, sin ninguna partición, dobleces o presencias de deidades inferiores. En el judaísmo sucede algo similar, considerando profeta a Jesús, pero nunca hecho a imagen del númen creador: eso es una locura para ellos, ya que la distancia con Él es infinita.

Pero el cristianismo y sus múltiples vertientes históricas tuvieron que dar una explicación a semejante figura. La cuestión de todo radica es que difícilmente coincidieron. Por ejemplo, para el modalismo el espíritu santo es el poder, la fuerza de Dios. Esto lo coloca, si queremos, entre una posición media entre ser algo creado o el Altísimo directamente. De todas formas, es difícil dar cuenta de esto, ya que la divinidad cristiana es total, sería un error emplazarlo en un lugar en el tiempo: sólo habla ello de nuestras limitaciones a partir de una matafísica de la presencia.  Pero sigamos: el arrianismo, secta herética y verdadero dolor de cabeza para la Iglesia en el siglo III d.c, consideraba al Espíritu como entidad angelical, con cualidades eximias, pero una criatura, ergo, no eterna.  Para el tristeísmo es uno de tres Dioses, ya que así dividieron ellos a la trinidad. Sopesemos que esto fue considerado una verdadera blasfemia, ya que en última instancia era volver al paganismo, con sus múltiples dioses. Por último, los trinitarios comprenden que  es Dios mismo, cuya sustancia se expresa (nunca podría dividirse) en Padre, Hijo y Espíritu Santo.

palo-3

Ahora bien, ¿qué pasa con el catolicismo? Bueno, la respuesta no es muy abstrusa: esta vertiente es trinitaria, ergo, va a creer en el Espíritu Santo como una expresión más de Dios, su hipóstasis en términos concretos. Como vimos, excluyendo al triteísmo, con sus variantes siempre esta figura está vinculada a Dios. Naturalmente no es lo mismo ser el mismo Dios, que su potencia o su criatura, pero hay cierto nivel de engarce.

Por otra parte, al Espíritu Santo se lo ha representado siempre como una bella paloma, blanca, pura. Seguramente estos pequeños animales no tendrán conciencia de ello, pero sin darse cuenta se les ha dado una altura ontológica digna de otros credos venerando vacas o lo que fuese. Sí, nada más que el espíritu supremo se personifica en ellas para eclosionar. Entonces en la trinidad, el hijo es sencillo de graficar debido a su naturaleza humana; lo mismo el padre que, como consecuencia lógica, se lo edifica como un venerable anciano sabio. Ahora bien, el Espíritu Santo nunca fue tan sencillo en esa empresa: si no era la paloma susodicha, tenía que ser lenguas de fuego, según las sagradas escrituras. Por claridad de concepto, siguiendo las prosa de San Lucas, Mateo , Juan, Marcos y otros, siempre ha sido mejor catalogarla como ave, apareciendo en su majestuosidad a pleno vuelo.

palo-2

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *