Quién es Hera, biografía, historia, resumen

¡Buenos días! Como siempre tratamos de darte la mejor información alrededor de personajes míticos, filósofos, actores, políticos y más. Muy ideal para aquellos que busquen quién fue determinada personalidad, ya que nosotros hallamos las respuestas que busca. En esta ocasión un personaje como Hera, diosa olímpica, hermana y esposa primordial de Zeus y objeto de gran culto en ciertas zonas del Peloponeso. Te contaremos todo lo que necesidad saber sobre esta noble deidad, además de ciertas particularidades que quizás no conocías ¡No te pierdas la nota!

hera 1

Siempre nos llamó la atención, desde nuestras retinas contemporáneas, el abusivo antropomorfismo de los dioses olímpicos. Peleas, debilidades, celos, asechanzas de toda laya era una regla más que una excepción en estos númenes, además de su rostro y apariencia absolutamente humanas. Sin embargo, si esos rasgos son más o menos generalizados, se exacerban con la gran esposa de Zeus, Hera, poderosa, infatigable y sumamente rencorosa.

Es que si se observan un segundo sus estatuas, algo de su carácter se dispara como efluvios: Hera, con rostro parco, fuerte, una verdadera madre y señora del hogar. Muy lejos la figura de Afrodita, belleza y tentación para cualquiera. Aunque hoy parecería todo muy falocéntrico esta divinidad sobre todo en los himnos homéricos ocupa el lugar de una mujer engañada. que constantemente quiere hacer uso de su enorme poder para hacer sufrir a las amantes y descendencia de su lúbrico esposo, que no se contiene en infidelidades. Pensemos el caso más claro, el de Heracles, quien recibe 12 trabajos que supera por su fortaleza, pero que no dejan de reflejar un hado negativo. En otra ocasión, la ira de Hera eclosionó porque Paris, príncipe de Troya, no la eligió como la deidad más hermosa. Ahí está el ejemplo de esa ciudad hecha llamas enhiestas.

De esa manera se va prefigurando el carácter irascible de una suerte de señora del hogar enojada por el incontenible de su esposo, quien muchas veces terminaba poniéndole coto a ella y protegiendo sus vástagos pérfidos. Asimismo, a Hera se la asociaba al hogar, a la fertilidad del ganado, de ahí su alusión a la vaca, también como a los pavos reales. En relación a lo último, hay que realizar una pequeña salvedad: en la época de adoración primigenia posiblemente no se conocía a este animal, ya que se lo vislumbró en terreno heleno por primera vez gracias a los persas. Eso indicaría alguna suerte de arreglo posterior.

Fue objeto de culto en muchos sitios del la actual Grecia, datando en el 800 a.c uno de adoración muy grande en la isla de Samos. Asimismo, Eubea, Corinto, Olimpia, entre otros, contaban con sus templos de veneración. Sin tanta alusión a rituales mistéricos o muy intrincados, se han encontrado como grandes hallazgos arqueológicos lo que eran ofrendas, cuestión que deja en claro que se solía pedir con ellas algún que otro favor importante.

En cuanto a su genealogía, hay que remitirse de algún modo a la determinada prolijidad de Hesíodo, ya que nunca hay una sola, sino múltiples. Constantemente vemos añadidos o modificaciones, aunque no tan elementales. Pocos ponen a Océano y Tetis como principales, aunque Aristóteles lo deja entrever sobre todo al hablar de Tales y su arjé en el agua. Esto lo mencionamos porque se ha hablado de una supuesta crianza de aquellas divinidades primordiales sobre la pequeña Hera. Sin embargo, lo más seguro es que a ella se la comprendiera como hija de Rea y Cronos, siendo salvada de los maléficos planes de su padre por su esposo y hermano, Zeus. Una vez instaurada la nueva y última generación, la de los olímpicos, el matrimonio con él fue efectuado.

hera 2

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *