Quién es Luis xiv, biografía, historia, resumen

Hay ciertos seres que tienen una predominancia absoluta, a tal punto que consiguieron lo que pocos, muy pocos, obtienen: la posteridad. Posiblemente al grueso de las personas, que quedarán ignotas en la historia, eso no les parecerá un bien muy grande, ya que piensan que muertos o vivos en un más allá ese rédito no le va a cambiar mucho en nada; sin embargo, para reyes, grandes guerreros y personalidades estimables aquello significaba un plus y un rasgo sustantivo. En ese casillero entra el  Rey Sol, Luis XIV, naturalmente y aquí te contaremos un poco de su historia junto a algunas curiosidades. Como siempre, te traemos la mejor información ¡No te pierdas la nota!

rey-2

Si nombramos a Luis XIV un par de frases surgen a nuestra mente, sin ser grandes avezados en historia de la realeza europea: el Rey Sol, “yo soy el Estado”, la apoteosis del absolutismo, suntuosidad al exceso, entre otras. Si analizamos el común denominador de todo ello vemos que todo se centra en la figura del gran monarca. Y aquí se podría decir que a casi todos ellos se los compara con una deidad; sin embargo, el mencionado poseía un plus muy especial desde su nacimiento.

Dieudonné le llamaron. Donner es un verbo francés regular que quiere decir otorgar, donar, dar. Este niño que nació en 1638 fue un auténtico Don de Dios, porque sus padres, Luis XIII y Ana de Austria, pensaban que no tendrían descendencia. Pero sí llegó, convirtiéndose en rey a los casi cinco años, ya que su padre no sobrevivió mucho a su lado. Sin embargo, la regencia estuvo abocada a su progenitora y al cardenal Mazarino, odiado por la nobleza por su origen italiano. En un ambiente cosmopolita: sus abuelos paternos eran grandes reyes de Francia e Italia; del lado materno eran grandes Habsburgos españoles. Desde esos entonces se crió un gran hijo con un futuro promisorio.

rey-3

Lo curioso del gran Rey Sol (nombre del deseo de él para que todo girara a su alrededor) es que vivió mucho. Casi 77 años en pleno siglo XVII es una longevidad inusitada. En ese largo reinado tuvo sus buenos accionares y no tan buenos. Como rasgos sobresalientes hizo tomar relieve a su país a nivel continental, venciendo en conflagraciones contra España y los Países Bajos, por ejemplo. Optimizó las tierras coloniales allende al mar, redujo el poder insurreccional de la nobleza, creó el fastuoso Palacio de Versalles, promulgó una iglesia más nacional (el galicanismo) y, respecto al pueblo llano, tuvo sus vaivenes terminando tal vez con una situación de pobreza, que sin  embargo para los parámetros de la época y el poco sesgo humanitario de la vida no era alarmante.

Se suele decir que fue un tanto megalómano, con un deseo grande por ser el centro de todo; pero que no soslayaba determinado ápice de amabilidad. Participó en muchas de las batallas que sus huestes llevaron adelante, cuestión que hace más notable lo mucho que vivió. Tuvo dos esposas: María Teresa de España, muerta por causas no esclarecidas; y una segunda, con la que se casó dos años después pero de estatus poco noble: Madame de Maitenon. Naturalmente, se dice que hubo muchas amantes de por medio.

Asimismo, para añadir datos curiosos a su vida, nuestro querido Luis tuvo exactamente el doble de vientre que el promedio de la época, realidad que lo convertía por lo menos en un hombre de buen apetito. Asimismo, poseía más de 100 pelucas y en su amada Versalles contaba con casi 500 camas. El palacio sirvió para un mejor dominio de la nobleza, además de llenar de fastuosidad su absolutismo, bien lejos de la tumultuosa y poco salubre París.

Sin hijos, todos muertos antes que él, con una descendencia escasa o que no seguía sus designios, su sucesor sería su bisnieto tan sólo con cinco años, aunque bajo regencia, como él estuvo en sus tiernos años. Murió  un 1 de septiembre de 1715, siendo sepultado en la basílica de  Saint Denis.

rey-1

 

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *