Quién fue Moisés y qué hizo

Hay personajes que hicieron historia por más que no se pueda dar cuenta de su existencia. Sus andanzas se conoces quizás con algunas tergiversaciones, pero son sustanciales, ya que determinan a gran cantidad de personas. Seguramente eso suceda con Moisés, humano de vital importancia en la biblia aunque nulo en su existencia para la arqueología y ciencias afines. Te contamos todo aquí, como siempre, además de algunos datos imperdible que no sabías ¡No te pierdas la nota!

moises 3

Es difícil desgajar a un personaje tan sustancial, pero con sus cuotas nebulosas a partir de la misma religión. Lo que queremos decir con esto es que no hay prueba alguna de la existencia de un patriarca llamado Moisés, además de otros datos por el estilo. Si vivió lo hizo aproximadamente en el siglo XIII ac, donde según fuentes de eruditos se estima el éxodo a tierra prometida.  Sus padres fueron Amram y Lojebed. Se suele entender que sus progenitores partían del grupo de Jacob y que, por lo tanto, Moisés no sería más que una segunda generación residente en Egipto ( de hecho a su padre lo trajeron).

Lo curioso de la historia de Moisés es el azar, el peligro, además de cierto nivel de tensión. Ya que fue parte y se pensó como siendo el enemigo. Ante un dictamen de un faraón indeterminado, los niñps hebreos serían eliminados: Lojebed no tiene otra alternativa que depositar en el Nilo a su escueto retoño, sobre una cesta para que superviviera. De esa manera devino parte de la familia real, ya que una princesa lo rescató lo tuvo como su propio hijo. Desde ese momento suele entenderse como ligados absolutamente al pequeño patriarca con Ramsés, quien sería el futuro faraón. Es notable vislumbrar que estos entuertos e incluso la misma génesis de Moisés suelen tener ciertas coincidencias con otros personajes. Por ejemplo, a Sargón de Acad también fue recogido en el mar, aunque si este personaje existió, lo hizo mil años antes que el otro.

Pero la vida en la que fue tomando poco a poco conciencia de su misión fue un auténtico periplo: expulsado en un principio por frecuentar hebreos y defenderlos en reyertas con los guardias explotadores fue conociendo la palabra de Dios ( recordemos la escena de la zarza de fuego). Con su vuelta, las plagas, que fueron 10 en total, lograron lo que el faraón se negaba: liberal al pueblo de Israel. De ahí en más, luego de una persecución fallida en un Mar Rojo dividido, el tiempo fue largo para llegar a tierra prometida. Los diez mandamientos le fueron otorgados en el Monte Sinaí. 40 días costó para vislumbrar que su pueblo veneraba un becerro de oro. De ahí la ruptura de las tablas. Todo el prolongado peregrinar fue un auténtica prueba para Moises y Aarón, ya que las condiciones no eran mejor para tantas personas. El primero realizará constantes demostraciones que Yahvéh estaba de su lado por medio de la obtención de maná o extirpando agua de los sitios más yermos.

Lo intrigante de todo esto es que Moisés, quien dio su vida por un cometido divino, tendrá prohibido el paso a la tierra de promisión. Sí, Dios anuló esa posibilidad al ver miedo en sus hijos para hacerse del terruño; había otras huestes peligrosas habitándolas. Eso implicaba una desobediencia al mandato divino y de ahí el castigo a todos las personas en edad de guerra. Más allá de eso, Josué y Caleb, auténticos sucesores de Moisés, no tuvieron ataduras y fueron perdonados. En el caso del último todo surgió de un supuesto crédito que se había tomado de una obra de Dios , terrible herejía (relatado en Números).  Finalmente, el gran patriarca morirá a los 120 años, dejando un sitio a su pueblo y libertad para los que iniciaran sus vidas.

moises 1

 

 

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *